Group of students sitting in a cafe bar looking at tablet - Young cheerful friends having fun with portable computer - Active people watching a funny streaming movie online

Internet empezó como una forma de transmitir bytes y texto. El ancho de banda de los módems de la década de los 90 no permitían más que palabras y unas pocas imágenes de poco tamaño.

Sin embargo la evolución fue rápida -ahora que ya ha ocurrido podemos verla así- y pronto las imágenes aumentaron su peso y resolución, entró en juego la descarga de archivos musicales y en la siguiente década Youtube, creada en 2005, permitió una estandarización del formato vídeo.

Esa estandarización no ha tardado en convertirse en un auténtico boom, creciendo este formato a un nivel vertiginoso, por el cual expertos y grandes empresas del sector aseguran que para finales de 2018, el vídeo online supondrá el 84% de todo el tráfico en Internet, relegando así el texto a un segundo plano muy lejano.

Sin embargo este espectacular crecimiento empujará hacia arriba también al formato musical, ya que estos vídeos necesitarán canciones de fondo y efectos de sonido, tal y como nos explican algunos artículos de esta web de la industria.

Igual que ocurrió con los periódicos de papel al aparecer la televisión, los consumidores cambian hacia el formato que más entretenimiento y facilidades les proporciona. Y hasta que la realidad virtual se popularice, de momento el vídeo es el rey en este aspecto, ocupando ya hoy en día un 50% de todo el tráfico móvil.

Internet es información y la información suele ser más amena cuando se transmite a través de un simple vídeo. Las generaciones más jóvenes lo saben y son ellos en su gran mayoría los que no solamente consumen, sino que crean este tipo de información. De ahí el reciente fenómeno “Youtuber” por ejemplo.

Por tanto, si el lector se hubiera topado esta misma noticia aparecida dos años más tarde, seguramente la estaría viendo mediante un vídeo en vez de estar leyéndola.

Dejar respuesta