Las denominadas cookies o galletas informáticas son una herramienta que utilizan los programadores para almacenar la información que los usuarios envían a través de sus webs.

Existe mucho miedo sobre la posibilidad de que las cookies puedan dañar tu disco duro, copiar tus datos o revelar tu identidad de superhéroe secreto… pero no es así exactamente. De hecho, la vulnerabilidad se halla más en qué información proporcionas a la web que lo que las cookies puedan extraer.

Es decir, si rellenas un formulario de una web, y das tu nombre, dirección y teléfono, es cierto que esa información puede almacenarse en una cookie HTTP en tu ordenador. Pero una cookie sólo obtendrá la información que tú le des, así que si te preocupa que una web tenga tu número de teléfono, no rellenes un formulario que te lo pide.

¿Qué datos puede obtener de mí una cookie?

Muy a menudo las cookies se utilizan para obtener datos demográficos sobre el usuario. No se trata de saber quién eres o dónde vives, sino que cada vez que aceptas una cookie de una web, estás contando un poco por dónde ha navegado tu ordenador ese día. Concretamente, la página en la que estás y la página de la que procedes.Por ejemplo, si visitas frecuentemente webs de footing o webs de comida natural, se podría usar esta información para dirigirte anuncios relacionados con esa temática a tu ordenador.

No obstante, en la práctica, las cookies se suelen utilizar para hacer un seguimiento de los hábitos de miles de personas en conjunto.

¿Para qué más puede servir una cookie?

Las cookies también pueden almacenar la información que envías a través de formularios, y así cada vez que vuelves a esa página, puede mostrarte tu nombre, o tus preferencias en la página principal… El otro uso más habitual de las cookies es en el ámbito del comercio electrónico como la cesta de la compra. En este caso, la cookie almacena la información de los productos en los que estás interesado, de forma que si tienes que abandonar el proceso en mitad de la compra, no tienes que volver a empezar de cero cuando reemprendes la compra.

¿Cómo eliminar las cookies?

La forma más sencilla para eliminar las cookies es ir a la venta opciones de tu navegador, seleccionar la opción borrar datos de navegación y finalmente pulsar en la opción borrar cookies. Ten en cuenta que esto elimina las cookies que ya has creado, pero no te previene de generar nuevas.

Aún así, si sigues preocupado y prefieres proteger tu privacidad de las “galletas asesinas”, la mejor manera de asegurarte es conseguir un firewall o software para bloquear la transmisión de información a través de internet. Uno muy fácil de usar es el de Norton Internet Security. Con este programa puedes, en cualquier momento, bloquear o habilitar las cookies, anuncios intrusivos, y otro tipo de elementos.

Si te ha parecido útil este artículo sobre qué son las cookies de internet, te invitamos a que visites nuestra sección de internet.

 

Dejar respuesta