La usabilidad es aquello que nos permite utilizar una máquina o sistema sin unas instrucciones previas.

Nadie nos ha enseñado navegar por una web, sin embargo sabemos hacerlo. Usabilidad es diseñar nuestro sitio de web de manera que la intuición sea el único requisito indispensable para entenderla

La usabilidad no sólo es necesaria en Internet. Cuando utilizamos un cajero automático nadie nos ha explicado como hacerlo, sin embargo está diseñado para que nuestra intuición nos sepa guiar hacia lo que queremos. Lo mismo ocurre con los teléfonos móviles y otros aparatos que acostumbramos a usar.

Como os podéis imaginar, en Internet es muy importante aplicar criterios de usabilidad al pensar una web, para que el usuario encuentre lo que busca de la forma más sencilla posible, guiándose por su intuición.

Sería terriblemente cansado tener que recurrir continuamente a manuales de instrucciones para moverse por una web. Y eso que algunas son complejas, por ejemplo las de servicios bancarios, pero si son usables podremos usarlas de manera muy sencilla.

Usabilidad aplicada al diseño web

La función del diseño web es crear en el espacio de la pantalla un entorno lo más claro y agradable posible. Para conseguirlo deberemos trabajar los colores, las imágenes y la tipografía.

Lo que pretendemos es situar el contenido necesario de forma muy entendible, y además transmitir con el lenguaje gráfico el mensaje que la web precise: seriedad, entorno infantil, de negocios, técnico… o el que sea.

Normalmente, a la hora de diseñar la web debemos tener en cuenta cómo se programará, pero es mucho más sencillo si empezamos a pensarla con lápiz y papel que con herramientas informáticas.

El color:

Debemos tener en cuenta que cada pantalla puede tener unas características o un calibrado distinto del color, así que nunca sabemos exactamente como verán cada color los usuarios. En la web existe una paleta de colores más limitada que en la impresión sobre papel.

Por otro lado cuando optimizamos imágenes para hacerlas más ligeras para la web estamos eliminando información de los matices de colores. Esto es engañar al ojo para que vea lo mismo con menos información.

Las imágenes:

Es importante optimizar la resolución de las imágenes, de forma que obtengamos la mejor calidad posible con el menor tamaño posible. En la web usamos las imágenes de baja resolución (normalmente 72 dpi), mientras que en aquellos documentos hechos para ser impresos se utilizan imágenes de alta resolución.

La resolución es la cantidad de píxeles que ponemos en una imagen, a más píxeles por centímetro más resolución.

Es muy importante que las imágenes hablen. Es decir: que amplíen o completen el contenido del texto. En caso de ser meros adornos podrían crear confusión y desvirtuar el contenido de la web.

Tipografía:

Es recomendable utilizar las tipografías básicas que se encuentran en la mayoría de los ordenadores. Si diseño una web con una tipografía poco habitual, los usuarios que no la tengan en su ordenador la verán cambiada automáticamente por otra, y eso podría modificar completamente el diseño de la página web.

Todo esto, regulado bajo los estándares de las guías de W3C, conseguirán que creemos una web con una buena usabilidad y un buen diseño web.

 

 

Dejar respuesta