Imagen cortesía d: i.ytimg.com

La tecnología fue diseñada por ingenieros biólogos de Moscú. Los expertos del laboratorio de Nanoingeniería Biológica desarrollaron unas nanosondas que luego de introducirse en el cuerpo, localizan y se adhieren a las células cancerígenas, de tal forma que quedan listas para ser destruidas. La prestigiosa universidad de Rusia aposto por investigaciones en nanomedicina, en estas se usan partículas nanoscópicas para diagnosticar y para hacer terapias.

Posiblemente la tecnología llegue a los médicos en 3 años

Se espera que esta tecnología llegue a los médicos entre dos o tres años, cuando finalicen los ensayos clínicos. Los investigadores de la universidad trabajan en una radioterapia que buscar ser eficaz al 100% en la lucha contra el cáncer y que su efecto perjudicial sea mínimo.

La directora del Instituto de Ingeniería Física y Biomedicina, Irina Zavestóvskaya explicó que la idea es diseñar un fármaco radiactivo que se pueda llevar hasta el tumor por medio de una nanopartícula, diseñada para fijarse en cualquier parte del organismo.

Pensamos introducir en la medicina un núcleo radiactivo que sólo dure algunas horas, y que aceche al tumor, éste lo irradia por un tiempo y luego será inocuo para la persona” agrego la doctora en ciencias, Zavestóvskaya. Las dos investigaciones están ubicadas en el ámbito de la teranóstica, un campo nuevo en la medicina.

Los estudiantes del Instituto para la Biomedicina, serán médicos y especialistas capacitados en otros ámbitos científicos para la medicina del futuro. La MEPhI fue fundada durante la segunda guerra mundial, cuentan con su propio reactor nuclear de investigación, donde se llevan a cabo diferentes proyectos que abarcan la medicina nuclear.

Este reactor ha servido a una investigación de la TCN, un tratamiento dónde la radiación ataca solamente a las células cancerosas y los tejidos sanos los deja intactos, esto no ocurre con las radioterapias comunes, ya que estas si dañan los tejidos.

Dejar respuesta