Durante muchos años, sólo había dos formas de poder contratar los servicios de un cerrajero: en las páginas amarillas o en pegatinas con toda la información de contacto de los cerrajeros, pegadas en farolas, persianas y puertas de las viviendas. Pero los tiempos han cambiado.

Una táctica despasada

Los tiempos han ido cambiando con el paso de los años por el avance tecnológico, así como también por las nuevas normativas en lo referente a la publicidad en la calle.

En la actualidad, el poner pegatinas en farolas o fachadas de edificios, ya no es un sistema que aporte mucho resultado. Por lo que los cerrajeros han tenido que buscar otra forma de dar a conocerse para que las personas que tengan problemas con una cerradura decidan contratar sus servicios.

Pero el uso de las páginas amarillas también es una práctica que cada vez es menos utilizada por la gente, sobre todo por la población más joven que ha crecido con el avance tecnológico. De modo que, ahora su única forma de promocionar sus servicios para que la gente decida contratarlos es promocionarse a través de la red.

Sin presencia en internet, no existen para los clientes

Hay muchos cerrajeros que han conseguido sobrevivir a los avances mediante el boca a boca y manteniendo sus nuevos clientes. Pero solo con eso no basta para lograr que nuevos clientes decidan contratar sus servicios.

En la era moderna, todo el mundo está conectado a internet, ya sea con el ordenador o utilizando el teléfono móvil. Gracias a esto, podemos buscar por internet los servicios de un cerrajero que nos resulte la mar de económico.

Todos los cerrajeros que quieran que los clientes se interesen por lo que puedan ofrecer, tienen que contar con unas páginas web llamativas, donde esté toda la información que al cliente le pueda interesar, como por ejemplo, si es posible, si la disponibilidad  de los cerrajeros Barcelona 24 horas es de forma inmediata, si están por la zona de su vivienda o local a tratar etc. De Igual modo que si en Sevilla hay cerrajeros que se puedan encargar de abrir puertas de coches o cajas fuertes, o en cualquier otro punto de España.

Si un cerrajero no cuenta con algún medio para promocionarse a través de la red, entonces no existirá en la época actual, porque ahora la técnica más usual para contratar a un cerrajero, es hacerlo buscando por Internet.

Dejar respuesta