Fuente Imagen: El País

Un sostén con sensores integrados que detecta problemas cardíacos y envía la información a tiempo real, plantas y microorganismos capaces de limpiar aguas residuales, un sistema de diagnóstico de cáncer de estómago mucho más rápido y barato que la endoscopía y un escáner que permite saber si los alimentos están adulterados. Estos son cuatro de los proyectos que se presentaron este miércoles en Buenos Aires, convertida durante 24 horas en la capital argentina de la innovación. Emprendedores de toda la región se dieron cita en la ciudad para participar en la jornada de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “Demand Solutions”.

La pasión con la que defienden sus proyectos y la capacidad para saltar las fronteras de sus respectivos países y buscar financiación y clientes en cualquier lugar del mundo se repite en casi todas las conversaciones con los emprendedores presentes en la Usina del Arte. Muchos de ellos son veinteañeros, como el inventor argentino Gino Tubaro o la chilena Yanina Baglieri, pero están al frente de empresas en las que trabajan decenas de personas. Casi todos montaron primero algún proyecto que fracasó, pero en vez de esconderlo, explican todo lo que aprendieron de ese error.

El ministro de Hacienda y Finanzas argentino, Alfonso Prat-Gay, definió hoy a los emprendedores “como la savia de la economía” y elogió su capacidad de adaptación y anticipación “en un mundo de cambios”, donde “hay que preparase para lo impensable”. En esta última categoría incluyó el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses, el Brexit o la victoria del no en el referéndum sobre la paz en Colombia, pero pidió reflexionar sobre los cambios que pide el electorado.

Las grandes empresas tecnológicas ya ocuparon un lugar estelar en el cierre del Foro de Negocios e Inversión organizado por el Gobierno de Mauricio Macri el pasado septiembre y esta semana ha sido el turno de las que han empezado a dar sus primeros pasos.

“Demand Solutions da una plataforma para crear soluciones a los grandes problemas que los gobiernos latinoamericanos tienen”, declara a EL PAÍS Marcelo Cabrol, gerente de Relaciones Externas del BID. En esta edición, el encuentro se ha centrado en salud, agua y saneamiento. Cabrol admite que América Latina tiene aún un gran déficit en acceso al agua potable, creación de redes de alcantarillado y atención primaria básica en zonas rurales, pero señala el evento se centra más en los “nuevos problemas, como contaminación y derroche de agua”.

Cabrol cree que en América Latina hay cada vez más interés para crear empresas tecnológicas innovadoras, pero falta financiación y políticas públicas para fomentar la innovación. A su juicio, otro de los obstáculos es cultural. Por un lado, porque hay empresas monopólicas o oligopólicas en los mercados de sus respectivos países que no ven ningún incentivo en innovar ni en buscar sinergias entre diferentes países, y, por otro, porque la educación latinoamericana no hace hincapié en “emprender, en crear y en pensar distinto”.

Dejar respuesta